Sobre La Tabacalera

La Tabacalera supone una apuesta clara por las posibilidades de la autogestión cultural y por la responsabilidad social y política de las prácticas de Arte de Contexto, características del final del siglo XX y principios del XXI. Ahítos de políticas clientelistas y de panes para hoy, en plena crisis financiera mundial, nos planteamos qué significa la sostenibilidad social y también económica de las políticas culturales. Seguramente no haya respuesta única ni a esta ni a muchas otras preguntas. Sin embargo, parece evidente que la autogestión como ética y como criterio de organización puede aportarnos muchas cosas.

Podría parecer una apuesta radicalmente experimental y por ello arriesgada, si no fuera porque estamos en Madrid, donde en los últimos veinte años se ha desarrollado un tejido asociativo y de producción artística y cultural muy vinculado a los espacios autogestionados. Aunque en esto haya habido sus dosis de virtuosismo cívico, en buena medida esto ha sido así porque no ha habido más remedio. Las administraciones públicas, fundamentalmente las de ámbito metropolitano, han brillado por su ausencia en el campo de la producción cultural más experimental. Y eso ha sido bueno, muy bueno, puesto que ha sentado las bases para una cultura que diferencia a Madrid de otras áreas metropolitanas donde la sopa estatal y boba ha sido la que ha marcado el tono de muchas de las expresiones culturales y artísticas.

Los sucesivos “Laboratorios” han demostrado que se puede organizar una impresionante producción social y cultural a partir de la precariedad y la autogestión. Son esas las energías que vindicamos. Autonomía es la palabra clave de este juego en el que las cosas se hacen porque su necesidad y el lujo de su afirmación se sienten con toda su potencia instituyente.

El planteamiento de uso que hacemos del espacio Tabacalera supone una apuesta clara por las posibilidades de la autogestión cultural y por la responsabilidad social y política de las prácticas de Arte de Contexto, características del final del siglo XX y principios del XXI.
Los Jueves de La Tabacalera son una puerta abierta para lograr todo esto.

¡Animaos a participar!

2 Responses to Sobre La Tabacalera

  1. elmeditador says:

    Si hablamos de autogestion, ¿por qué la gente que curra, da contenido, imparte los talleres no puede cobrar por su trabajo? Porque si cobrase sería autentica autogestion, y habria posibilidades de hacer sostenible un sistema econocimico basado en una acción sociocultural de vanguardia…y esto ya no interesa…. interesa montar un patio de recreo gratuito, un ocio cool pero que la gente no logre pan y techo….canalizar los movimientos socioculturales sí, desarrollarlos verdaderamente no.

  2. Ardas. says:

    Estimados amigos.
    Entiendo que el centro se basa en el trabajo voluntario y es muy respetable. Pero esto no significa que el personal que atiende el área cara al publico (zona de la cafetería) tiene que ser “chabacano” y con mal humor; se comprende que puede haber un mal día y puede que alguien no te “caiga” de la manera mas agradable, pero no porque alguien no te resulta agradable según tu humilde opinión le demuestras la falta de respeto; no toda la gente que venimos al centro venimos del sustrato social bajo y no todos estamos acostumbrados a la falta básica de educación del personal, que al fin y al cabo, esta al SERVICIO DE LOS QUE VIENEN. Seria interesante que tras la “etiqueta” de voluntariado dejara de esconderse la falta de comunicación, la falta de autoestima y trastornos de estress u otros factores.¿No seria mejor pagar un sueldo a las personas y dar les un cursillo básico de atención al publico? Porque el espacio es para el pueblo y el pueblo no se compone solo de los pobres y marginados. El pueblo lo formamos todos: trabajadores, artistas, aristócratas, madres, padres, filantropos (personas que entienden el sufrimiento del ser humano, altruismo) y ecs.
    Escoged mejor a las personas que representan este centro, aún que sean voluntarios. Y COMO EJEMPLO os pongo a las personas que si, también son voluntarios y trabajan incansablemente en EL ESPACIO RONDA.Pero la diferencia en el trato es abismal!!!!
    Nunca se sabe quien puede ENTRAR o aparecer por las puertas…..
    Muchas gracias a todos los voluntarios que sabéis estar!!!! A los que estáis comprometidos con el proyecto y mucho ánimo a todos!

    Muchas gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s